La traza del 68, una poética

1968 marcó profundamente a la Ciudad de México. Esta urbe no sería la misma sin el polifacético legado de aquel intenso año, lleno de deseos, creatividad, búsqueda de libertad, emociones a flor de piel, democracia, modernidad, transformaciones urbanas, juventud, autoritarismo, discrepancia, conflicto, represión, procesos colectivos, efervescencia cultural y política. La traza del 68 significa explorar desde sus distintas acepciones ese imbricado año: la traza como diseño para la realización de una obra, como el plan para llevar a cabo un fin, como invención, como apariencia, como intersección de una línea con un plano, como gesto gráfico de la presencia de algo, como huella que constituye el presente. Trazar 1968 es, en muchos sentidos, redescubrir 2018.

-
Concepto
Eduardo Vásquez Martín

-
Curaduría y diseño
Luis Rodríguez
-
Colaboración especial
Gabriela Rodríguez (identidad gráfica) y
Ana Álvarez Velasco (investigación y conceptualización)
-
Museografía
Luis Rodríguez y Nils Dallman
-
Coordinación
Alejandra Céspedes Cárdenas
-
Investigación
Martha Patricia Montero
-
Investigación iconográfica
Gina Rodríguez, Pamela Castillo,
Alberto del Castillo, Gustavo Fuentes,
Eugenia Macías y Carlos Villasana
-
Diseño gráfico
Ana Lucía Mena Tachiquín y Elisa Orozco
-
Ilustraciones
Nuria Meléndez
-
Arte a muro
Zeus Padilla
-
Estructuras de madera y mobiliario
Víctor Guadalajara
-
Cliente
Secretaría de Cultura de la Ciudad de México
-
Sitio web
http://latrazadel68.mx/

-
Año
2018